El retorno

Mónica Gómez
PEN CHILE

Sé que la verdad está oculta

negada

entre los confines de los pliegues

del sueño

y busco la verdad

incesantemente

y sueño

Y sueño

bajo la luz del mediodía

al sueño del ensueño

al filo de la medianoche

y a la lucidez de la vigilia

me guía una luz de oro

arcángel luminoso de la infancia

Y despierto al sueño

de la luz del mediodía

y busco la verdad

en el espejo de agua

de la vertiente del sur

y las aguas de la vertiente

del sur

puras en su origen

caen formando un gigantesco

charco

negro y sucio

en el que emergen

cabezas de niños mutiladas

y miradas dementes

y veo sobre la superficie

verde negrosa del agua flotar

flotar una mandrágora

cuyas bayas carnosas de color

 anaranjado

que contienen la verdad

son arrancadas por la mano

invisible de la mentira

y en su chillido de estertor

aterrada la mandrágora por su muerte

 prematura

grita la verdad buscada

pero la verdad es acallada

por el grito aún más alto de la mentira

y se me niega la verdad

y el sueño de la luz de mediodía

es devorado por el carcelero de las pesadillas

y despierto al sueño del ensueño

y busco la verdad

en el espejo de la tierra del sur

en la eternidad de la tierra

y me sumerjo en la tierra

y mis ojos se llenan de arenisca

negra y húmeda

y me encuentro con la muerte

y descubro que la muerte no es hembra

sino un andrógino que me mira

pero me oculta su mirada

un andrógino se asemeja casi en similitud

a otro que un día me robó

el extraviado amor de la caverna de Kor

y siento que me oculta su mirada

 porque la mirada es la verdad

y la verdad es muerte

pero escucho risas a mi alrededor

que denotan la burla de

(esta vez)

la trampa mortal

voces que al parecer ríen de mi ingenuidad

por creer que la muerte existe

y la burla me revela nuevamente

la mentira

y se me niega la verdad

y el sueño del ensueño es devorado

por el carcelero de las pesadillas

Y despierto al sueño

del filo de la medianoche

y busco la verdad en el espejo

del viento del sur

y el viento del sur murmura sordamente

 en mi oído

 deseo profundo-dice- matricaria agrimonia

agua de vertiente del sur

magnolia

canela vino rojo tierra del sur

y amor mucho amor

transmutado todo en el crepitar del fuego del sur

y reconozco en esta pócima

el bálsamo de la verdad

pero no la verdad

y el sueño del filo de la medianoche

desaparece devorado

por el carcelero de las pesadillas

Y despierto al sueño de la lucidez de la vigilia

en el espejo de fuego del sur

en el purpúreo resplandor del fuego del sur

en el que crepitan con sus lenguas de llama

infinitas salamandras

piel de cobre

oro rojo

con vetas de malaquita

y veo entre el fuego

el nacimiento de una gigantesca ave

con alas doradas

que es a la vez la luz de oro

arcángel luminoso de la infancia

la que emprende su divino vuelo

y me guía

y me guía a través del sendero corpóreo

 de la verdad

y me encuentro con mi origen

con el vientre materno de mi origen

y el sueño de la lucidez

de la vigilia

se transforma en verdad

y retorno

y ante mí se eleva diamantina

la verdad

                                                     en las azules montañas                                                   

cubiertas de brillantes pedazos de arcoíris

enigma

del origen

de la búsqueda

y del fin

*******

Mónica Gómez. Combativa poeta chilena, salió de Chile en 1975, vivió en Argelia, España y México, donde se radicó 20 años para luego regresar a Chile en 1993. Ha sido publicada en Chile, España, México, Holanda y Rumania. Su primera gran batalla la dio contra la dictadura de Pinochet.

A %d blogueros les gusta esto: